Sebastián Piñera expresidente de Chile y eventual candidato para un nuevo período está de visita en Perú. Entre otras cosas, volvió a mencionar que desciende de Huayna Cápac.

Según www.emol.com, Piñera dijo, ""En una visita que hice a Perú, el Presidente Alan García me sorprendió con esa noticia. Él me dijo que yo era descendiente del último emperador inca, Huayna Cápac", relató. "Y era verdad, porque una hija de Huayna Cápac se casó con un español que se fue a Chile con Pedro de Valdivia en la expedición. De esa unión desciende, generación tras generación registrado y documentado, la familia Echenique de la cual mi madre es una miembro y, por tanto, yo también", agregó.

Esto me hace recordar el invierno de 2011, cuando frente a otro Presidente peruano, Piñera lanzó la misma frase. A raíz de ese episodio escribí algunas líneas que les invito a releer.


El 15 de junio de 2011, llegó a Chile el presidente electo de Perú Ollanta Humala. En su primer viaje tras el triunfo electoral, Humala decidió visitar al inquilino de La Moneda que, en una “distendida conversación” le contó que él desciende le emperador Inca Huayna Capac.


¿Qué?
¿Cómo dijo?
Pero, ¿está seguro?

Sí. Lo dijo. Y no fue la primera vez que hace mención a su alcurnia prehispánica. Como buena aprendiz del oficio del historiador, me entró la duda razonable de si será verdad o si efectivamente estábamos frente a otra piñericosas. Así es que gracias a los datos de dos tuiteros, comencé mi periplo por el tiempo. Gracias @bihotita y @sebapineda.

Comencemos

Miguel Juan Sebastián Piñera Echenique nació el 1 de Diciembre de 1949. Es el tercero de los seis hijos del matrimonio compuesto por José Piñera Carvallo y Magdalena Echenique Rozas. Aquí tenemos las dos primeras pistas. Sigamos el lado Piñera primero.

José Piñera Carvallo (1917) fue hijo de José Manuel Piñera Figueroa, abogado de la Universidad de Chile y Elena Carvallo. José Manuel Piñera Figueroa (1868) fue a su vez hijo de Bernardino Piñera Aguirre y María Luisa Figueroa Vial. Bernardino Piñera Aguirre fue hijo de José Piñera y Lombera y Mercedes Aguirre y Carvallo

José Piñera y Lombera (1827) fue hijo de Manuel Piñera y Josefa Lombera.

Aquí muere la rama en nuestras intenciones de llegar al Imperio Inca pues Manuel Piñera, sindicado como oriundo de Lima, tiene un apellido de origen asturiano y el resto de los Piñera serían, eventualmente españoles. Cabe indicar que fue José Piñera y Lombera quien llegó a Chile desde Lima debido a sus actividades comerciales.

Dado que con los Piñera nos fue mal, vamos a ver cómo nos va con los Echenique.

Magdalena Echenique Rozas fue hija de José Miguel Echenique Correa y Josefina Rozas Ariztía.

Josefina Rozas Ariztía (¿?) a su vez, fue hija de Nicanor Rozas Rozas y Josefa Ariztía Pinto. Josefa Ariztia Pinto- y aquí la cosa se vuelve interesante- fue hija de Ricardo Ariztía Urmeneta y LUISA PINTO GARMENDIA

LUISA PINTO GARMENDIA fue hermana de Aníbal Pinto Garmendia, cuñada Manuel Bulnes y a su vez fue hija de Luisa Garmendia Arrualde y Francisco Antonio Pinto.

¿Largo viaje? Vamos en la mitad. Quedémonos con la línea materna, nuevamente y de paso, viajemos a Tucumán.

Luisa Garmendia Arrualde nació en 1789 y fue hija de José Ignacio de Garmendia y Aguirre y de Elena María de Arrualde Villagrán. Sigamos a Elena. Elena María de Arrualde y Villagrán es indicada como una de las patriotas de Tucumán en la época de la Independencia de las Provincias de La Plata. Nació en 1776 y tras enviudar se casó con el padre de Luisa. Elena fue hija de Miguel de Arrualde Vera y Aragón y de María Josefa de Villagrán.

No se tiene certeza de la fecha de su nacimiento, o al menos no encontré las suficientes fuentes, pero Miguel de Arrualde Vera y Aragón fue hijo de Antonio Arrualde y Egusquiza con María de Vera y Aragón. Miguel fue el primer Arrualde nacido en América pues su padre venía directo de la metrópolis (no, no era Superman, así se le llamaba a España. Sigamos) Esta señora María, fue hija del Sargento Mayor Miguel de Vera y Aragón quien se casó con Leonor de Medina y Montalvo. El sargento fue hijo de Juan Alfonso de Vera y Zárate, nacido en 1602, casado con Leonor de Zúñiga. Su padre, también llamado Juan, se casó con maría de Figueroa y Holguín y ¡paf! Llegamos al siglo XVI. En 1561 nació Juana Ortiz de Zárate quien se casó con Juan Torres Vera y Aragón0 Y aquí, necesito redoble de tambores, fanfarrea y cotillón

Juana Ortiz de Zárate es hija de….ratatatatatatatatatattatatatatatatatan


JUAN ORTIZ DE ZÁRATE Y LA PRINCESA INCA LEONOR YUPANQUI

¡¡¡ YUPI !!!



¡¡¡Uf!!! Costó pero llegamos.


La historia de la princesa esta es bien bonita, pero no nos vayamos por la tangente. ¿Qué tiene que ver Leonor con Huayna Capac? Fácil, era su bisnieta. No nos meteremos en líos familiares. Baste decir por ahora que Huayna Capac fue el predecesor de Huáscar. El resto, corre por su cuenta intrépido lector. Ahora bien, no hicimos este manso recorrido sólo para confirmar que esta no fue otra Piñericosas y que Piñera por fin le achunta a algo.

Hay varias ideas que surgen de todo lo anteriormente expuesto.

Dejemos en claro algo. No cualquiera tiene la suerte de reconstruir su árbol genealógico hasta 500 años atrás. Si fue posible es porque había fuentes escritas y ello, hasta bien entrado el siglo XIX e incluso el XX es un símbolo de elite. Hasta antes de la llegada de la imprenta a Chile durante la independencia y de la puesta en marcha del proceso de alfabetización, la cultura en América era eminentemente oral. Las partidas de nacimiento, matrimonio y defunción así como los testamentos, cartas y crónicas son propios de la minoría letrada de la América hispana. El resto de la población, que conjugaba mestizos en sus más diversas clasificaciones e indígenas pasaba por esta vida con más pena que gloria y, dada la oralidad de su cultura, sin dejarnos muchas huellas. A modo personal, por ejemplo,  mis bisabuelos eran del campo en Melipilla y sus padres eran peones analfabetos, por lo que más allá de 1872 no he podido llegar. Piñera debería ser un agradecido de poder reconstruir toda su historia.

Por otra parte, esta genealogía nos muestra las estrechas redes que unen al expresidente Piñera con la elite de la elite criolla. Al reconstruir su historia aparecieron apellidos que no son en absoluto propios del bajo pueblo y en la investigación express que hice salieron varios Matte, Aldunate, Undurraga y un largo etc. de apellidos vitivinícolas. Dado lo anterior, es impresentable que nuestro presidente se presente ante la ciudadanía como un hombre de clase media. Cero opción.

Eso sin mencionar que Piñera está emparentado con tres presidentes: Francisco Antonio Pinto, presidente en los tormentosos años de "formación y aprendizaje político" (1827-1829)  como diría Julio Heisse bajo cuyo mandato se dictó la constitución Liberal de 1828; Aníbal Pinto ( 1876-1881) presidente que firmó la declaración de guerra en 1879 contra Bolivia y Perú e indirectamente con Manuel Bulnes ( 1841-1851) héroe máximo de la Guerra contra la Confederación  y quien derrotó a Andrés de Santa Cruz en la batalla de Yungay. Cuento corto, Piñera está emparentado con los dos presidentes que marcaron algunos de los episodios más fuertes para Perú durante el siglo XIX. Obviamente, ese dato Piñera no se lo mencionó a Humala.

¡Ajá! No faltará quien diga: pero su padre fue funcionario público y Sebastián hizo su fortuna como buen emprendedor que es y que vincularlo a la elite decimonónica es una exageración. Craso error. Todos sabemos que la sociedad chilena privilegia el origen por sobre el mérito y que muchas de las oportunidades que tuvo se deben a buenas redes sociales. Y no me refiero a twitter con eso. Y, por lo demás, está muchísimo más cerca de Aníbal Pinto que de Huayna Capac.

Volviendo a lo que nos convoca, la mención de Piñera respecto a sus orígenes incaicos me parecen absolutamente fuera de foco. Primero porque se lo dice al presidente electo del país donde estuvo ubicado el epicentro mismo de ese imperio, es como decirle: Tú te alegras de ser presidente de Perú? ¡TOMA! Yo desciendo del mismísimo INTI. Mesianismo barato.

Segundo, porque muestra esa detestable cualidad del chileno promedio de preguntar apellido, cuidad de origen, colegio y universidad. Tercero, porque dudo honestamente que Piñera sienta verdadero orgullo por tener sangre indígena en sus venas la que, a estas alturas, tras 500 años y tanto cruce de genes, me tinca que bien poca le va quedando.

Piñera por enésima vez trata de hacerse el amable y no le resulta. Nuevamente se ganó una facepalm.
*Fuentes:                                                                                                                                                 
Diego Barros Arana, Historia Jeneral de Chile
Pedro Pablo Figueroa, Diccionario biográfico de Chile    
Virgilio Figueroa, Diccionario histórico, biográfico y bibliográfico de Chile
Julio Retamal Favereau, Familias fundadoras de Chile
Wikipedia
Y...mi cerebro


Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

OVEJA ROJA I

La ardilla, los libros y la moto

La Represión de la Represa